Los moules frites belgas: 8 curiosidades sobre ellos

Los Moules Frites Belgas son uno de los platos más icónicos de la gastronomía de Bélgica. Esta deliciosa combinación de mejillones y patatas fritas es conocida y amada en todo el mundo. A continuación, te presentamos algunas curiosidades y datos interesantes sobre los Moules Frites Belgas que quizás no conocías:

  1. Origen del plato: Los Moules Frites Belgas se originaron en el siglo XIX en las regiones costeras de Bélgica y Francia, y se convirtieron en un plato popular en todo el país durante la década de 1920.
  2. El tamaño de las papas fritas: Las papas fritas belgas son únicas porque son más grandes que las papas fritas tradicionales. Se cortan en tiras gruesas y se fríen dos veces para obtener una textura crujiente por fuera y suave por dentro.
  3. La salsa: Los belgas suelen servir los Moules Frites con una salsa llamada «mayonesa belga». Esta salsa es similar a la mayonesa tradicional, pero se hace con aceite de girasol y vinagre en lugar de aceite de oliva y limón.
  4. Cantidad de patatas fritas que se consumen en Bélgica: Se estima que los belgas consumen alrededor de 5 millones de toneladas de patatas fritas al año, lo que equivale a alrededor de 150 kg por persona.
  5. Los mejillones: Los mejillones utilizados en los Moules Frites Belgas suelen ser de la especie Mytilus edulis, también conocida como «mejillón azul». Los mejillones se cultivan en granjas de mejillones a lo largo de la costa belga.
  6. La forma de servir los mejillones: Los mejillones se sirven tradicionalmente en una olla grande con una tapa para mantener el calor. Los comensales pueden usar la tapa como plato para las conchas vacías y sumergir el pan en el caldo que queda en la olla.
  7. La bebida: Los belgas suelen acompañar los Moules Frites con cerveza belga. La cerveza de trigo belga y la cerveza rubia son opciones populares para maridar con este plato.
  8. El récord mundial: En 2012, un restaurante en Bélgica batió el récord mundial al servir la mayor cantidad de Moules Frites en un solo día. El restaurante sirvió más de 7 toneladas de mejillones y 3 toneladas de patatas fritas.

En resumen, los Moules Frites son un plato lleno de historia, tradición y sabor. Ya sea que los disfrutes en un restaurante en Bélgica o en tu propia casa, es difícil resistirse a esta deliciosa combinación

¿Dónde probar unos buenos moules frites belgas en Barcelona?

En Gilda tenemos ascendencia belga, ¡así que somos especialistas en cocina belga! Estamos ubicados en Carrer Ample 34 en pleno corazón del Barrio Gótico de Barcelona, cerca del Monumento a Colón de Drassanes, la Playa de la Barceloneta y el Port Vell.

¡Reserva tu mesa y degusta nuestra selección de tapas y cervezas belgas en Barcelona!